martes, 31 de mayo de 2016

~~ Callos con tomate ~~

Parece mentira que de una materia prima poco agradable a la vista y al olfato , ya que al hervir dicha materia,  el olor no suele ser de los aromas mas agradables , salga un plato como este .
Sorprendentemente , la transformación obtenida resulta casi increíble . 
Ya en la Íliada de Homero , las tripas asadas , estuvieron presentes en el banquete y el funeral de Aquiles . 
También Apicio , autor del mas antiguo recetario conocido , incluye en su libro una receta de callos . 
En España , también somos aficionados a la "casquería " , aunque las comidas preparadas y el poco tiempo para cocinar , estén desbancando  muchas de nuestras comidas mas tradicionales . 
En este caso , la receta de los callos con tomate , es una de esas recetas habituales en Menorca .
Mi madre la solía hacer en casa y yo sigo con esa tradición . 





Necesitamos ; 
  • 1 kilo de tripas de ternera hervida o cruda 
  • 6 tomates maduros o un bote grande de tomate entero pelado
  • medio pimiento verde 
  • 3 ajos 
  • 1 cebolla grande 
  • 3 hojas de laurel
  • pimienta negra molida 
  • 2 guindillas 
  • sal 
  •  aceite 
  • 2 clavos de olor
  • azúcar
  • vinagre o limón 
Si no tenemos la tripa cocida , lo primero que se ha de hacer es comprobar el grado de limpieza de esta . Aunque normalmente nos la den como limpia , siempre es mejor ( o al menos yo lo prefiero ) , darle un repaso . Entonces lo primero es trocear la tripa en cuadraditos del grosor que cada uno guste . Una vez troceada , la ponemos en agua con vinagre o limón y un poco de sal . La limpiamos a conciencia tiramos el agua y la pasamos de agua clara hasta que quede limpia . Escurrimos . 
Ahora es el momento de ponerla en la olla a presión tapada de agua , un poco de sal y una hoja de laurel . Deberá hervir sobre 40 minutos a fuego medio . Si no tenéis olla a presión , la cocción será de al menos 2 horas a fuego medio . Abra que ir mirando . Recordad que durante la cocción , los callos desprenden un olor que para muchos no es agradable , pero es lo normal . 
Si usáis callos hervidos , os ahorrareis los primeros pasos , aunque es sabor no es igual . 
Una vez hervida la tripa , la escurrimos . 
Si usamos tomates frescos , los pelaremos y trituraremos . Si usamos de bote los escurrimos y trituramos también . Reservamos . 
En una cazuela con aceite de oliva , pondremos la cebolla y el pimiento verde cortado en trocitos pequeños ,  rehogamos , añadimos un poco de sal y al ratito añadimos los ajos cortados pequeñitos . Dejamos que se hagan a fuego medio removiendo de vez en cuando ,  hasta que la cebolla este algo transparente . 
Pondremos los callos escurridos , las guindillas , el laurel y los clavos . Rehogamos un momento . 
Añadimos el tomate triturado , un poco de sal y un poco de azúcar para evitar la acidez del tomate y dejamos que se cueza removiendo de vez en cuando . Al rato probamos los callos para saber si están tiernos y si el punto de sal y azúcar es correcto . Si no están tiernos los callos , añadimos de poco en poco agua y dejamos que se terminen de hacer . Al acabar la cocción , retiramos las guindillas y los clavos de olor antes de servir . 




Origen de la receta ; casera .

2 comentarios:

  1. Por aquí los llamamos mondongo, siendo una víscera que se consume poco. A mi me gusta mucho, es un plato ideal para los días fríos.
    Espero que veas mis mandalas que están para comérselos...jejejej!
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com.ar/2016/05/mandalas.html
    Besos Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Norma !!! ya vi tus mandalas , impresionante , me encanta tu pagina , un beso amiga !!!

      Eliminar