martes, 23 de mayo de 2017

~~ Caragols as forn ~ Caracoles al horno ~~

Cuando era niña , siempre que preparabamos caracoles en casa para comer generalmente los domingos , se solían hacer en gran cantidad .
Solíamos hacer caracoles a la menorquina , que eran los caracoles hervidos con hierbas aromáticas y demás ingredientes que acompañados con patatas hervidas juntamente con los caracoles , resulta un plato delicioso que al menos una vez en la temporada de caracoles  preparamos .
El encargado de prepararlos para que mi madre los cocinara , era mi padre .
El día anterior , los había puesto en remojo con un poco de agua dentro de un recipiente de plástico lo suficientemente grande , para que los caracoles pudieran salir del agua y pegarse a él y a la tapadera .
De esta manera los caracoles se " despertaban " y empezaba la sesión de limpieza con  varias aguas hasta que quedaban a punto para cocerse .
La idea de hacer en cantidad , era primero por el trabajo que llevan para limpiarlos y segundo y más importante ,  para que sobraran caracoles para otro día  y hacerlos de la manera que os enseñaré hoy , al horno .
El resultado de esta receta , son unos caracoles deliciosos con su salsita resultante .
Era una receta que me a mi padre le encantaba y seguimos haciendo en casa  , curiosamente y con mucha alegría , la acabo de encontrar , en un recetario del siglo XIX , del cual ya he publicado varias recetas en el blog .



Necesitamos ; 
  • caracoles 
  • ajos 
  • perejil
  • sal
  • pimentón dulce 
  • pimienta blanca
  • aceite de oliva
  • pan rallado
Para hacer esta receta , primero deberemos cocer los caracoles . Para ello he usado la receta de  caracoles a la menorquina , ya que les da un sabor estupendo . 
A partir de que los caracoles estén cocidos la receta es muy fácil .
Picamos ajo y perejil en abundancia . Para haceros una idea , por un kilo de caracoles  3 dientes de ajo grandes con un buen manojo de perejil . 
Una vez picado fino se rehoga con aceite de oliva en una cazuela a fuego muy lento durante un minuto, teniendo cuidado que no se queme el ajo ya que le daría un gusto desagradable . Colamos los caracoles y los añadimos a la picada y rehogamos para que se impregnen los sabores . Añadimos un poco del agua de la cocción de los caracoles y espolvoreamos generosamente la parte superior con pan rallado mezclado con un poco de pimentón dulce y pimienta blanca . 
Llevamos al horno hasta que el pan rallado esté ligeramente doradito .


 




Origen de la receta ; familiar , recetario siglo XIX de Agueda y Margarita .

No hay comentarios:

Publicar un comentario